El equipo galo está por tercera vez en la final del Mundial en los últimos 20 años; además, jugó dos finales de la Eurocopa en este período: en 2000 y 2016; el domingo buscará el título para afianzarse como potencia del fútbol

Francia le ganó 1 a 0 a Bélgica con un gol de cabeza de Samuel Umtiti y llegó a la final del Mundial de Rusia 2018, a la espera del ganador del choque entre Croacia e Inglaterra en la otra semifinal.

Se trata de la tercera definición mundialista que alcanzan los galos; las tres fueron en las últimas seis ediciones del certamen y se trata de la confirmación como uno de los grandes dominadores del fútbol internacional en la historia reciente. Los franceses fueron campeones en 1998 en su país y cayeron por penales ante Italia en Alemania 2006. Jugaron 5 finales de los últimos 11 torneos grandes que disputaron.

En el Mundial  que se asemeja a una Eurocopa, Francia se destaca. Tal como lo hizo en el torneo continental europeo en el que fue dos veces finalistas de las últimas cinco ediciones; alcanzaron la gloria en 2000 y quedaron subcampeones en 2016. Números que evidencian el reinado.

El camino lo marcó Zinedine Zidane al lado de otros grandes jugadores, entre los que se encuentran el actual técnico, Deschamps, Thierry Henry, Emmanuel Petit y Lilian Thuram. La nueva generación tiene otros nombres, otros cracks: Antoine Griezmann, Paul Pogba, N’Golo Kanté y Kylian Mbappé. Futbolistas de elite, mezcla de juventud y experiencia, con un promedio de edad apenas superior a los 25 años. Una buena señal pensando en el Mundial de Qatar 2022.