Un jurado popular definió que el carnicero Daniel ‘Billy’ Oyarzún actuó “en legítima defensa” cuando persiguió, atropelló y mató a uno de los ladrones que asaltó su local en Zárate, hace exactamente dos años.

Este jueves (13/09) se conoció el veredicto del juicio contra el carnicero Daniel Oyarzún, quien hace exactamente dos años, el 13 de septiembre de 2016, atropelló con su auto y mató a uno de los dos ladrones que habían asaltado su local en la localidad bonaerense de Zárate.

La particularidad de este juicio es que el veredicto fue dispuesto por un jurado popular de 12 personas, que definió que Oyarzún “actuó en legítima defensa” al matar al ladrón. De este modo, quedará libre.

Antes de que se sepa la condena, el carnicero había pedido decir sus últimas palabras, y conmovido hasta las lágrimas, le pidió a los jurados que lo “dejen disfrutar” de su hija y de su trabajo.

“Confío en la justicia. No soy un asesino como todos me marcan. Lo que sucedió no lo busqué”, sost uvo mientras miraba a las 12 personas que decidirían su futuro.

El fiscal José Luis Castaño había pedido una sentencia condenatoria por el delito de “exceso en la legítima defensa”, que tiene una pena de entre uno y cinco años de prisión.

Castaño consideró que, en base a las pericias realizadas, Oyarzún “es un hombre impulsivo” y que “sabía lo que hacía” en el momento del hecho.

Ricardo Izquierdo, el abogado de Oyarzún, sostuvo que existe un plan criminal dentro de la cárcel para asesinar al carnicero si queda preso, por lo que argumentó ante el tribunal que el otro ladrón que sobrevivió al robo en la carnicería es quien está la frente de esta macabra idea.

Por su parte, el padre de Brian González, el ladrón de 24 años fallecido, dijo que confía en la Justicia, y que su hijo era un chico excelente. “El se había casado, tenía su familia, se estaba haciendo su casa. Como se había quedado sin trabajo me lo traje conmigo”, contó.

“Yo te digo que Brian era muy dócil, no puedo entender qué estaba haciendo ahí. Era muy miedoso. Un pibe muy bueno”, cerró.

El robo ocurrió el 13 de septiembre de 2016, cerca del mediodía, cuando Marcos Daniel Alteño entró armado a la carnicería de Oyarzún y, tras apuntar a la cuñada del carnicero, se llevó unos $5.000. El ladrón salió corriendo y se subió a la moto que manejaba Brian González, su cómplice. El carnicero los persiguió con su vehículo y a unas 3 cuadras del lugar chocó contra la moto.

Gónzalez quedó atrapado entre la trompa del auto y un poste. Entonces Oyarzún y otros vecinos le dieron una paliza. En los videos que grabaron testigos, se ve al carnicero gritarle al delincuente “la concha de tu madre, te mato. No me importa ir preso”, mientras una vecina intentaba calmarlo.

Alteño logró saltar antes de la moto y escapó. Se entregó a la policía tres meses después. Lo condenaron a seis años y medio de prisión en un juicio abreviado.