Después de Parque Norte, el Gobierno organizó una reunión de 8 horas con los jefes de campaña de Juntos por el Cambio para unificar la estrategia.

Como si fuera una jornada intensiva de estudio, el equipo de campaña del PRO citó a medio centenar de dirigente al subsuelo del bunker macrista, en Balcarce 412, a tres cuadras de la Casa Rosada. El comando central de campaña bajó línea en los temas más sensibles: la apuesta por las PASO, la fiscalización, las mesas testigo, la estética de los actos, los segmentos de votantes preferidos y la firme decisión de que los segundos de los spots para los legisladores estén al servicio de la candidatura de Mauricio Macri.

Desde las 9 de la mañana hasta las 17 de este jueves, un día después de la cumbre de Juntos por el Cambio en Parque Norte, los coordinadores de la campaña de todo el país se congregaron en la sede partidaria amarilla.

Marcos PeñaRogelio Frigerio y Fernando de Andreis rompieron el hielo. El jefe de Gabinete es el jefe de campaña nacional, una novedad en comparación a los comicios legislativos de 2017, cuando cada provincia disponía de sus recursos y estrategia.

El ministro coordinador insistió en el carácter decisivo de la primaria. Como Jaime Durán Barba, otro de los oradores principales en Parque Norte, consideró que la polarización hará de las PASO una elección decisiva. El mensaje es claro: “El 11 de agosto se empieza a definir el futuro de la Argentina”, dijo Peña.

Cerca del Presidente saben que su base de votantes es más desideologizada que la del kirchnerismo, razón por la cual suelen sumar más votos en las generales que en las primarias. Esta vez pretenden no regalar votos al Frente de Todos.

Dentro de ese esquema prestarán atención a los 68 segmentos(desde fuerzas armadas, a docentes, estatales, culto, etc). En particular apostarán a los adultos mayores, entre los que suman más voluntades que el kirchnerismo y no tienen la obligación de votar. También hay un grupo de celestes por el cambio, en el que la flamante diputada electa santafesina, Amalia Granata, trabaja por la reelección de Macri. No solo la recibió el Presidente en Olivos, también mantuvo un encuentro con el secretario de Culto, Alfredo Abriani, y con autoridades del PRO. “No podemos subestimar sus 300 mil votos”, afirman.

La fiscalización cobrará otra relevancia en esta elección. El secretario de Interior, Sebastián García de Luca, y el secretario general del PRO, Francisco Quintana, dieron más precisiones sobre la importancia de cuidar los votos en un escenario de tanta paridad. En provincias, como Formosa, donde el oficialismo tiene 3 listas hay más incentivos para cuidar la elección. “Trescientos votos perdidos en una mesa del noreste son 300 votos menos para Macri”, ejemplificaron.

El secretario general de Presidencia De Andreis habló sobre el enfoque de la campaña transversal a la que apuesta el oficialismo. Los jefes de campaña de Ciudad y de Provincia, Eduardo Macchiavelli y Federico Salvai, ya estaban al tanto de todo, pero igual hicieron acto de presencia. El gobernador mendocino Alfredo Cornejo fue otro de los presentes.

Durán Barba repitió los mismos argumentos que presentó en Parque Norte: se manifestó en contra de la campaña sucia, de los trolls e insistió con la posibilidad de ganar en la primera vuelta.

El discurso en las provincias está muy organizado. Se hablará deobras y empujarán contrastes con la gestión kirchnerista. Para eso enviaron un documento a cada una de las provincias con las obras nacionales en esos distritos, los kilómetros de pavimento y los fondos de coparticipación. La idea es que el voto -la boleta- llegue varias veces a los domicilios de los votantes.

Mora Jozami -que supervisa todas las encuestas en el oficialismo- habló sobre la importancia de las mesas testigo. El Gobierno desplegará más de 2 mil en todo el territorio nacional. “Es una como una encuesta, pero de mesas y resultados”, graficó.

Con respecto a los spots, se resolvió que todos los candidatos a diputados nacionales cederán sus segundos de espacio de publicidad a la campaña del Presidente. “Algunos no lo entendían, creían que eran los importantes”, se burló un candidato. Habrá tres excepciones: Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad), María Eugenia Vidal (Provincia) y Cornejo (Mendoza) pedirán los votos por los legisladores de sus distritos.

Otros de los oradores de la jornada fueron fueron Federico Morales, a cargo de la red de voluntarios de defensores del cambio; la secretaria de Relaciones Parlamentarias, Lucía AboudDiego Copello, a cargo de los spots; y el abogado y hombre de José Torello, Santiago Alberdi.

La estética de los actos no estará descuidada. La mayoría tendrán la impronta del encuentro de Parque Norte: un escenario tradicional, banquetas altas, una conversación relajada con un moderador y ningún mueble que separe a los candidatos del auditorio. Macri y Miguel Angel Pichetto encabezarán un acto de esas características este viernes con mil dirigentes en Córdoba y acompañarán a María Eugenia Vidal, el sábado en La Plata. El formato de 360 grados que el macrismo consagró en 2015 podría volver para los actos de cierre.

Clarin