La educación es el proceso de facilitar el aprendizaje o la adquisición de conocimientos y en este caso, no solo dentro del aula sino también fuera del lugar convencional de clases. A los chicos no les importa el espacio físico, ellos esperan ansiosos esas 4 horas en la semana donde aprenden, juegan, se divierten y luego en la escuela, en sus aulas, se convierten en estudiantes mucho más aplicados.

En Concordia existen casi cincuenta centros barriales en los cuales se desarrollan espacios de apoyo escolar, actividad deportiva y talleres culturales, para más de 1500 niños y niñas de los barrios de nuestra ciudad, y que se articula con una política de inclusión social y de dar más oportunidades para todos que impulsa el intendente Enrique Cresto.

Educando en Movimiento tiene dos caras para el aprendizaje: no solo aprenden los niños si no también los “profes.” Más de 200 estudiantes de distintos profesorados de educación primaria, de educación física y profesorados de artes visuales y música, participan de este programa, y son quienes a través del mismo desarrollan mayor vocación y amor por su futura profesión.

Luciana Alberto y Viviana Russo fueron parte del programa en el 2017. Y recuerdan esa experiencia con mucha satisfacción. Luciana, estudiante de 3° año del profesorado de Educación Física, estuvo a cargo de 25 chicos en el barrio Esperanza, donde con sus saberes logró ayudar y reforzar las actividades deportivas, que son tan importantes para los niños: “En cada clase los niños se sienten importantes, se sienten parte, ellos saben que vinimos para estar con ellos”. Viviana, estudiante de la carrera de Historia del Profesorado de Ciencias Sociales, estuvo en el barrio Benito Legerén, llevando adelante el Programa con 15 niños: “Los ayudamos en la tarea que traían de la escuela, ellos eran parte de los talleres de lectura, incluso muchas veces compartimos juntos un momento de reflexión donde hablábamos acerca de valores importantes para la vida”.

Viviana señaló que “ésta experiencia fue muy enriquecedora, yo pude conocer otras realidades, uno a veces se queda solo con lo que vive, y esto me permitió abrir mi cabeza, ver que con lo que tengo, puedo dar una mano. Educando en Movimiento es un programa que funciona, es un lugar de contención y de motivación”.

Los Pájaros, Gobernador Cresto, Agua Patito, La Bianca, Benito Legerén, María Goretti, Villa Adela e Islas Malvinas, son algunos de los 50 barrios que son parte de este programa tan beneficioso para nuestros niños y adolescentes, y que durante este mes termina de implementarse en su edición 2018, dado que en algunos barrios ya comenzaron las clases.