Tocó por unos minutos el límite inferior y finalmente rebotó para cerrar en $ 37,30. El minorista promedió $ 38,45.

El dólar minorista bajó este lunes a $ 36,46 para la compra y a $ 38,40, para la venta, según el promedio de las principales entidades financieras, que releva el Banco Central (BCRA).
La punta compradora se movió en la franja de $ 36,20 y $ 36,50 mientras que para la venta se ubicó entre los $ 38,20, y los $ 38,50.

Es el sexto día de baja consecutiva del dólar a nivel mayorista. Desde el Banco Central indicaron que la divisa “no cruzó la banda cambiaria. Hubo una operación sola, muy chica, apenas abajo de la banda, pero no se llegó a armar mercado”. De modo que la autoridad monetaria siguió sin intervenir en el mercado.

Si efectivamente el dólar quebrara el límite, el Banco Central se vería obligado a comprar hasta US$ 50 millones por día para engrosar las reservas y evitar que la divisa cotice por debajo del piso establecido que hoy es de $ 37,28.

Mientras seguían atentos los movimientos del dólar, desde el Banco Central concretaron la colocación $ 193.244 millones en Leliq (Letras de Liquidez) a una tasa promedio del 58,96% anual. Así el equipo de Guido Sandleris volvió a mover las fichas para bajar levemente las tasas. El viernes había pagado 59,28% en la colocación de Leliq. De este modo la tasa bajó 32 puntos y el Central contrajo $ 15.000 millones con el tipo de cambio tocando el piso.

El clima positivo se extendió a los bonos, que arrancaron el día con un buen desempeño lo que llevó al riesgo país a bajar un escalón más y a ubicarse en torno a los 720 puntos, una merma de 1,6%.

Según el economista Martín Vauthier, de EcoGo, si persiste el escenario de baja en el riesgo país, lo que sigue es “un sendero de recorte muy gradual en la tasa de Leliq, siguiendo con mucha atención la demanda de dinero (el verdadero piso a la baja de tasas), y normalización también gradual en los encajes”.

Desde que se produjo el cambio en la cúpula del BCRA y asumió Guido Sandleris como presidente, se estableció una “banda de flotación” que determina si el Central sale a comprar o vender dólares. Desde hace varias semanas, la cotización está cerca del piso de intervención ($ 37,28): en caso de perforarlo, la entidad saldría a comprar para elevar su cotización