La Policía de la Ciudad dispersó esta noche a los sindicalistas docentes que intentaron instalar una nueva versión de la “Carpa Blanca” frente al Congreso Nacional. Según pudo comprobar Clarín desde el lugar, los uniformados arrojaron gas pimienta y desalojaron a los manifestantes que se resistían al avance de la fuerza de seguridad sobre la estructura tubular con la que se iba a levantar un “aula itinerante”.

El Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, reconoció que la instalación de la nueva versión de la “Carpa Blanca” no contaba con autorización formal, más allá de que los propios sindicalistas dijeron que habían avisado a la Policía sobre la instalación de la estructura. “La formalidad obliga a cumplir con la normativa sobre la ocupación del espacio público. Hoy, los gremios dijeron que van a presentar el pedido y no creo que exista razón para que se le impida hacerlo“, afirmó el funcionario de la ciudad.