Aunque ya se sabe que la suba será de un mínimo de $ 2, la expectativa gira en torno a la aplicación de la tarifa multimodal. Esa modalidad permite desplazarse en varios medios por un plazo de tiempo (por ejemplo, 2 horas) pagando un solo boleto o con descuentos si se hace más de un viaje.

Los subsidios a los colectivos llegaron a un récord de $ 51.762 millones en 2017, mientras que los trenes recibieron $ 30.000 millones para seguir funcionando sin aumentos.

 

Como sucedió antes con la luz, que en Buenos Aires valía mucho menos que en el interior, ahora el atraso está en los boletos de colectivos. Aquí cuestan $ 6. En Córdoba, se despachan a más de dos veces y media (o el 156% más): $ 15.38. Otras ciudades más caras son Bariloche ($ 16,44), Río Gallegos ($15,90) Rosario ($ 9,70), Tucumán (9,35) y Mendoza ($ 8,54).

En la conferencia de prensa del jueves 28 de diciembre, en la que el Gobierno “recalibró” sus metas inflacionarias, el jefe de Gabinete había anticipado: “La semana que viene el ministro de Transporte Guillermo Dietrich va a anunciar el nuevo esquema tarifario”.

Clarin