Gracias a la Ley Nº 26.870 el vino se ha instalado como bebida nacional, desplazando la confusión que también se genera con el mate. Así, se trata de difundir las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones. La plataforma de venta de entradas e inscripciones a eventos, Eventbrite, entrevistó a los especialistas nacionales para conocer más sobre aquello que distingue a los vinos de nuestro territorio y las actividades programadas para los festejos.

Con el fin de promover el desarrollo de las economías regionales a partir de acciones vinculadas al sector vitivinícola este 24 de noviembre es la fecha en la que celebramos al vino. La iniciativa de la Secretaría de Agroindustria y la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), impulsó a la efeméride para fomentar el consumo de la bebida nacional y además, poner en valor a la marca país.

Mediante la Ley desde 2013, se busca asegurar la presencia del vino argentino en eventos oficiales del cuerpo diplomático y consular, y también, promover los estudios y organizaciones tendientes a la definición de las distintas regiones y subregiones vitivinícolas de cada provincia.

Un informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura asegura que el consumo per cápita de vinos por parte de los argentinos en 2018 fue de 18.9 litros en la totalidad del año. En la actualidad, la Malbec es la cepa más cultivada, colocándonos en el podio de la producción mundial. Con 43.000 hectáreas plantadas, el pasado año las exportaciones del varietal representaron el 29% del total exportado en litros y un 49% del total facturado en vinos.

Sobre la cosecha de este año desde Wines Of Argentina, entidad que promueve la marca y la imagen país de los vinos argentinos por el mundo, afirman que “el clima fue el factor determinante en la calidad de las uvas para todos los rincones del país. A diferencia de los últimos tres años, esta vendimia se benefició de una marcha climática moderada y un tiempo de cosecha más largo que el promedio.”, otorgando resultados excepcionales.

Para María Alejandra Bidaseca, Manager de Winexperts de Argentina, “en los últimos años, el sector vitivinícola se ha transformado en una industria dinámica, por ese motivo los enólogos y sus equipos trabajan continuamente para lograr mayores estándares de calidad en la elaboración.”

La experta en la materia cuenta que el diferencial de la propuesta nacional para ser reconocidos en el mundo y “embajadores culturales”, reside en el surgimiento de diferentes zonas vitivinícolas, la tipicidad y elegancia de los vinos. Además, refiere a un consumidor más informado, que exige productos de mayor calidad y bebe con moderación, ya que disfruta y desea descubrir el vino desde otro lugar; busca una diferenciación y está más dispuesto a experimentar.

“El consumidor se conecta con los productos por medio de sus emociones: vinos orgánicos, con menos alcohol, más frutados o en nuevos formatos como en lata, son algunas de las últimas tendencias a las que se está apuntando.”, agrega la especialista.

“Ya no se venden productos, se venden experiencias”, afirma Bidaseca, “las bodegas están reformulando sus  propuestas a través de sus vinos y del enoturismo, para lograr adaptarse a los nuevos requerimientos del mercado, atraer a nuevos consumidores, estar presente en los diferentes momentos de consumo.”

Otra de las novedades que han surgido en el ámbito de los vinos es la proliferación de espacios de Coworking. Sebastián Suárez, es el director de Wining, el primer Coworking para el mundo del vino en Buenos Aires, y relata que son muchas las bodegas las que deben trasladarse varias veces en el mes y no pueden costear una base comercial local, por lo que recurren a estos espacios. Aquellos que eligen este modo de alquiler por ejemplo “pueden tener una reunión con un potencial cliente sabiendo que su vino va a estar a la temperatura óptima en una sala de degustación lista para que pueda transmitir los beneficios de su Bodega.”

Celebraciones en todo el país

Los festejos en nuestro país se realizarán tanto en Buenos Aires como en las provincias en las que se desarrolla el denominado “enoturismo”. Eventbrite, la plataforma de venta de entradas e inscripciones a eventos con sede en -la ciudad del vino-, cuenta con diferentes propuestas para celebrar a la bebida nacional. En Mendoza se destaca el ciclo “Entre Copa y Copa”, en manos de La Enoteca, un recorrido de degustaciones por distintos varietales.

En Buenos Aires, habrá una nueva edición de “El Vino Celebra”, otro circuito de catas que recorre los barrios porteños, en esta oportunidad el elegido será Retiro. También, el Delta se lucirá en “Vinos al Río”, una propuesta con embarque y degustaciones incluidas. Otra de las opciones es la de “Catando Experiencias”, un mix entre diferentes etiquetas y una charla sobre coaching.

Por último, en el patio de Wining, se realizarán actividades como el festival “SAW” de vinos y vinilos, y también, pondrán a prueba a los paladares con la fusión entre vinos y chocolate en manos de la chocolatier Tais Ambrosio.

La consigna en todas las celebraciones es la misma: disfrutar de buenos vinos, aprender acerca de sus características, y compartir y conocer a otras personas en un ámbito distendido, por lo que sobran las razones para festejar.