Tras una noche de alcohol y sexo, las bellas mujeres hicieron de las suyas.

Dos hombres denunciaron que fueron robados tras quedarse dormidos luego de una fiesta sexual con un par de atractivas mujeres que conocieron en un local nocturno y a las que llevaron a un departamento céntrico de la ciudad neuquina de Cipolletti, informó la policía local.

La denuncia fue radicada en las primeras horas de la mañana por los damnificados, quienes relataron de qué manera cayeron en la “trampa” que le tendieron la audaces señoritas.

Según los hombres, la acción de las dos mujeres no despertó sospecha entre los vecinos porque un joven se estaba mudando del edificio y pensaron que unas bolsas acomodadas en un pasillo pertenecían a él.

Después, indicaron las fuentes, tomaron conocimiento de que en realidad se trataba del botín que se llevaron las “viudas negras”. Más allá del hermetismo policial y judicial, el incidente fue la comidilla de los vecinos de las calles Italia e Hipólito Yrigoyen, debido a que las protagonistas del robo habrían sido observadas cuando se alejaban en un taxi, explicaron a LM Neuquén fuentes allegadas a la investigación.

A diferencia de otros robos, las autoras del engaño no habrían utilizado pastillas para adormecer a las víctimas sino que aguardaron a que se durmieran luego de practicar distintas posiciones sexuales y consumir bastante alcohol.

De acuerdo con fuentes judiciales, las víctimas conocieron a las “viudas negras” en un local nocturno de Cipolletti y las llevaron a su departamento.

La investigación de lo sucedido quedó a cargo de la fiscalía cipoleña, la comisaría cuarta y la Brigada de Investigaciones. Los responsables de las pesquisas se encargaron de tomar distintos testimonios, además de una serie de pericias en el lugar del ilícito para dar con el paradero de las chicas.

En cuanto al botín, las víctimas precisaron que las viudas negras se apropiaron de notebooks, tablets, celulares, camperas, ropa de marca y no menos de 3.000 pesos en efectivo. Fuentes judiciales remarcaron que en el departamento vive una de las víctimas y que el otro hombre engañado es un amigo.