Las medidas del presidente Mauricio Macri para aliviar la carga impositiva de la clase media y amortiguar la suba de precios en productos básicos tuvieron una reacción inmediata de los gobernadores opositores. Los anuncios, que incluyeron rebajas parciales en el IVAmejoras en Ganancias y Monotributo, tendrán impacto en las cuentas provinciales, que se alimentan de estos gravámenes coparticipables. Y si bien hay coincidencia en la necesidad de amortiguar la recesión, como siempre, nadie quiere ceder caja.

La queja de los gobernadores no oficialistas puede dividirse en dos:

– Por un lado, están los mandatarios de provincias petroleras, que verán afectados sus ingresos por el congelamiento en el precio de las naftas durante 90 días. En su caso, ya hay un canal abierto y reuniones previstas con funcionarios nacionales.

– Por el otro, están los mandatarios opositores en general, con eje en el PJ, que este miércoles se juntarán en el Consejo Federal de Inversiones (CFI). Alberto Fernández, que en su discurso ganador en las PASO puso a los mandatarios como eje de su eventual gestión, salió a apoyarlos. Según un informe que dejaron trascender previo al encuentro. el costo total de las medidas económicas en Impuestos Coparticipables y de asignación específica llegaría a unos $ 51.800 mil millones.

Ese es el número que decidió salir a cruzar el Gobierno, a través de un informe económico, provincia por provincia. Clarín accedió a ese documento, a través de fuentes oficiales. “Lo que no dicen los gobernadores es que por la mayor inflación y el mayor consumo que traerán aparejadas estas medidas, gran parte de la baja de su recaudación quedará compensada“, aseguraron en Casa Rosada a este diario.

Según los números que confrontan desde la Rosada, la mayor pérdida para las provincias será por Ganancias, que es 100% coparticipable. El impacto para los gobernadores sería de 22.081 millones que dejarían de recaudar. A esto se sumarían 437 millones por las condonaciones en el Monotributo, que también se reparte. La más afectada, por su tamaño, será obviamente la provincia de Buenos Aires.

“Pero ni María Eugenia (por Vidal) ni otros gobernadores oficialistas nos llamaron para quejarse. Entienden la situación actual. Y entienden que en todos estos años, la situación fiscal de las provincias mejoró y hoy es mejor que la nacional”, ampliaron las fuentes oficiales.

En cuanto al IVA, en el Gobierno aseguran que la merma directa para las provincias sería de poco más de 5.000 millones mientras dura la medida. Pero creen que, por la situación general, con algo más de consumo (allí podría ir también parte de lo que los contribuyentes dejarán de pagar por Ganancias) y sobre todo por el impacto inflacionario (en la práctica, un impuesto más), en ese período habrá unos 25.000 millones más de recaudación de este impuesto para repartir en los distritos.

Esto, no sólo ayudaría a morigerar la pérdida del IVA, sino que, en la cuenta general, compensaría lo que se deja de recaudar por Ganancias. Al menos, estos son los números proyectados desde el Gobierno.

Como otras veces, en la Rosada buscan mostrar cierta intransigencia a la negociación: “A la reunión de gobernadores, en el CFI, no está previsto que vaya ningún representante del Gobierno nacional. Sí podría ir algún secretario al encuentro que hagan los ministros de Hacienda provinciales”.

Aquellas peleas previas para buscar acuerdos en el Congreso, en general, terminaron con la Nación cediendo recursos. Los tiempos cambiaron. Hay menos plata y el principal candidato a ocupar la Rosada desde 2019 es opositor.

Fuente:Clarín