Desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra detenido, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido declaró a través de una videoconferencia en el juicio oral por la tragedia ferroviaria de Once y negó cualquier responsabilidad en ese hecho. “No puedo aceptar por un segundo tener responsabilidad sobre este dolor”, dijo, y apuntó contra los ex secretarios de Transporte de la Nación Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el maquinista.

Me ocupaba de la planificación general, política, del Ministerio. Pero no de tareas específicas que correspondían a otras áreas”, dijo en relación con los ex secretarios de Transporte de la Nación Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, quienes fueron condenados. También responsabilizó al maquinista del tren.

“Ningún ministro en la historia del mundo fue citado por un accidente de trenes”, señaló De Vido, desde la cárcel en la que está detenido desde el año pasado cuando se le quitaron los fueros como diputado nacional para ser apresado en el marco de la causa que investiga la presunta defraudación al Estado nacional en la puesta en marcha de la mina de carbón de Río Turbio.

El ex ministro también expresó “solidaridad con la familia de las víctimas del hecho que hoy se juzga”, en el que murieron 52 personas y otras 789 resultaron heridas. “Pero no puedo aceptar por un segundo tener responsabilidad sobre este dolor”, agregó.

De Vido señaló que el Tribunal Oral Federal 4 -a cargo del juicio- está sometido a “presión política”.

Luego repasó su gestión durante 12 años como ministro de Planificación Federal de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Enumeró las o bras ferroviarias que hizo, el poco presupuesto que el área de transporte tuvo hasta 2012 cuando pasó al Ministerio del Interior, a cargo de Florencio Randazzo, y las obras que recibió Trenes de Buenos Aires (TBA), la empresa a cargo de la concesión cuando ocurrió la tragedia.  “Toda mi gestión estuve comprometido a mejorar el sistema de transporte”, sostuvo.

Además negó toda responsabilidad en la tragedia de Once: “No tenia relación directa con los concesionarios“, señaló y dijo que de esa función se encargaban “otros entes o personas”, en lo que habría sido una referencia a Jaime y Schiavi. De esos ex funcionarios dependían directamente de De Vido pero el ex ministro se desligó de ellos: “Como ministro no podía abocarme a las funciones del secretario de Transporte y de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. No designé a los secretarios de Transporte porque esa era una incumbencia del Poder Ejecutivo a través del Presidente de la Nación“.

También responsabilizó por la tragedia al maquinista del tren que chocó. “Marcos Córdoba omitió aplicar los frenos y solo eso causó el hecho. Yo no conocía a Córdoba“, dijo De Vido.

“No hay prueba que acredite que conocía el flujo de dinero o la falta de mantenimiento del material rodante. Ejercía un rol eminentemente político”, se defendió.

Cabe recordar que este es el segundo juicio oral por la tragedia de Once. En el primero fueron condenados Jaime, Schiavi, Córdoba, el ex dueño de TBA Sergio Cirigliano y otros directivos de la compañía.

Tras ese primer juicio, De Vido fue investigado y enviado a juicio oral. El proceso continuará a fin de mes -tras el receso judicial de invierno- con el comienzo de los alegatos de las querellas en el que pedirán condena para los acusados. Junto con De Vido está siendo juzgado el ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIRE), Gustavo Simeonoff.