La viuda del penitenciario Gabriel Tichellio, asesinado en Corrientes, declaró este sábado y reconoció su participación en el crimen, aunque manifestó que lo hizo amenazada por su amante lesbiana, Mirian Jara.

Herminio González, abogado de la familia Tichellio, que presenció la ampliación de la declaración indagatoria, detalló a la prensa que la mujer -Lorena Encina-, “más allá de reconocer su participación en el hecho que se le imputa, manifiesta una coacción de Jara hacia su persona con un arma de fuego y amenaza de muerte a sus hijos”. El letrado calificó la declaración de acusada como “falaz”.

Por otra parte, señaló que a partir de los dichos de la mujer, también se confirmaron elementos que sospechaba la querella, como que Tichellio fue sedado con alguna sustancia y la posible participación en el hecho de una tercera persona.

“Con esta declaración de Encina, se robustece la tesis de la querella y se confirma el hecho y la vinculación directa y responsabilizadora de ambas en la autoría”, remarcó González sobre Lorena Encina y Miriam Jara.

Muerto dentro de un vehículo

El cuerpo del penitenciario Gabriel Tichellio, de 32 años y padre de tres hijos, fue hallado el pasado 27 de julio en el interior de su Renault Kangoo en el cruce de la avenida Maipú y Ruta 12 de la capital correntina.

Según las pericias, lo mataron con una maza, presuntamente en su propia casa, mientras dormía la siesta. Su esposa mantenía una relación amorosa con la otra mujer. Ambas están detenidas.

El jueves a la siesta, el hombre descansaba en su casa cuando lo mataron a mazazos sobre la cama. A la noche, lo trasladaron a un área oscura en la camioneta adentro de la cual fue encontrado, para simular un asalto.

A pesar de que el asesinato del agente penitenciario Gabriel Tichellio, de 32 años, habría sido premeditado, las dos personas sospechadas de cometerlo dejaron un “reguero” de evidencias comprometedoras.

Pasaron sólo unas pocas horas desde el hallazgo del cadáver hasta que surgió la hipótesis de que su esposa, junto una amante de ella, tendrían mucho que ver. Y fue así nomás. Ambas resultaron apresadas por la policía bajo los cargos de homicidio calificado.

El crimen se produjo, según la hipótesis policial, el jueves entre las 15 y las 16. Luego, a eso de las 21, lo cargaron a una camioneta Renault Kangoo para dejar el cadáver dentro del vehículo hallado abandonado alrededor de las 23:45 de ese día, en avenida Maipú casi las ex vías del ferrocarril, en un tramo oscuro.