Un geriátrico ubicado en calle Quintana 37, sobre el que existía ya una clausura preventiva, fue inspeccionado por la Municipalidad de Concordia, detectándose serias irregularidades por lo que se ordenó la clausura definitiva, ante la situación de riesgo para la salud de los adultos mayores allí alojados.
 
Al momento de la inspección, realizada en la jornada de este miércoles, se detectaron distintas irregularidades, algunas de gravedad, por lo que se labraron las actas de infracción correspondientes dando intervención al Juzgado de Faltas, que ordenó la inmediata clausura del establecimiento por falta de condiciones de salubridad y falta de habilitaciones.
 
De las inspecciones y clausura intervención distintas áreas municipales, como la Dirección de Saneamiento de UDAAPA, Dirección de Electrotécnia, Dirección de Especialidades Médicas, Secretaría de Desarrollo Humano y Salud, que en forma conjunta procedieron a arbitrar los medios para llevar adelante la clausura del geriátrico que no reunía las condiciones adecuadas y habilitaciones correspondientes.
 
La inspección municipal corresponde a los permanentes y periódicos controles que la gestión del Intendente Enrique Cresto lleva adelante con el fin de garantizar que todos los establecimientos comerciales e instituciones estén funcionando dentro de las normas vigentes, resguardando la salud y condición de vida de las personas que pueden verse afectada por la prestación de servicios que no cumplen con las mismas.
 
Los familiares de las personas alojadas en el geriátrico que fue clausurado tienen un plazo máximo de diez días para retirarlos. Por este motivo, las fajas de clausura se colocaron de tal forma que permitan el ingreso del personal que cuida y atiende a los adultos mayores allí alojados, resguardando su integridad, hasta tanto y durante este tiempo máximo establecido, las personas sean recogidas por sus familiares, quienes deberán trasladarlos a lugares en mejores condiciones.