La posible llegada del fenómeno El Niño para el último trimestre del año no es para alarmarse, pero sí para que las autoridades tomen cartas en el asunto por la posibilidad de lluvias más intensas de lo normal.

Concepción del Uruguay, por ser una ciudad costera, ha sabido sufrir los efectos de las lluvias y crecientes del río Uruguay, que han afectado de maneras siempre dolorosas a su población. Es por eso que desde los organismos especializados en meteorología comienzan a emitir sus alertas de cara al último trimestre del año, a la espera de lluvias abundantes y posibles crecientes.

Los especialistas
Respecto a quiénes deberían estar más atentos, son aquellos que habitan especialmente la región del Litoral y el Centro del país. La corriente del Niño es el más importante fenómeno a nivel de variabilidad climática y es uno de los que más alertas produce en el mundo por su impacto a nivel global, por eso desde la Organización Meteorológica Mundial, se expresó que no esperan que el episodio de El Niño “sea tan intenso como el registrado en 2015-2016, pero aun así sus consecuencias serán notables. La predicción anticipada de este episodio ayudará a salvar muchas vidas y a prevenir cuantiosas pérdidas económicas”.
El Niño es un fenómeno meteorológico que “tiene mucha preponderancia en el clima mundial y provoca sequías e inundaciones en distintas regiones del mundo”, informan desde la OMM.

Atención pero no preocupación
Respecto a nuestra zona, desde el Servicio Meteorológico Nacional, señalaron que “las precipitaciones podrían cobrar mayor intensidad, es decir gran cantidad de agua en pocas horas, lo que generarían complicaciones. La influencia de este fenómeno aumenta las posibilidades de que esto suceda, pero no es una regla”.
El Niño tiende a generar temperaturas menores a los parámetros normales, regresa a la región después del verano 2014-15 ya que “venimos de veranos muy calurosos con la influencia del fenómeno de la Niña. El último Niño con temperaturas por debajo de lo normal fue en el verano de 2003, que fue levemente frío a nivel país. Desde entonces, el calentamiento global siempre se impuso en esta lucha de pesos pesados, registrándose niveles elevados en casi todo el país. De todas maneras no podemos hacer futurología de lo ocurrirá en el verano, sólo podemos decir que el Niño, de llegar, incrementaría las chances de que tengamos un enero lluvioso”.
Según el Servicio Meteorológico Nacional las previsiones locales actualizadas precisan que hay un 70% de probabilidades de que comience un Niño en los próximos meses. Sin embargo, coincidieron en que de ser un Niño, “sería tardío y de débil intensidad”.