Libertad, libertad, ¿que es la libertad? Dicen que en este país somos libres pero, ¿de quien? (¿o quienes?). No tengo dudas de que se abolió la esclavitud hace tiempo, a eso lo dispuso la Asamblea del Año XIII, aunque ¿sigue habiendo esclavos?

Realmente creo que es un tema para pensar, principalmente cuando recordamos que vivimos en la segunda ciudad más pobre del pais. Claro que eso no ha sido gratis sino que obedece a dos razones: tuvimos malos gobernantes pero también fuimos malos gobernados.

Y si… No podemos desentendernos, la culpa es compartida. Para que haya politicos que descuiden a tal punto las necesidades basicas de la gente desde el retorno de la democracia, es decir durante casi 35 años, tuvo que haber alguien que en ese mismo tiempo permita con su voto que eso suceda.

Ahora, que haya chicos que no tienen para comer en un país que orgullosamente se autoprocla “granero del mundo”, que existan cientos de familias sin acceso al agua potable cuando el acuífero “Guaraní” es una de las reservas más importantes del planeta y que en pleno siglo XXI gran parte de nuestros vecinos no tengan cloacas y vivan entre animales y pilas de basura, es un despropósito, una barbaridad y, por sobre todo, una inmoralidad.

En definitiva, una clara muestra de lo que hacen años de desidia y corrupción, pero también de falta de compromiso de quienes pudiendo hacer algo para cambiar la realidad de uno pero también de los demás prefieren mirar para otro lado.

Volviendo al punto de partida, tal vez todavía hay “esclavos”, que dependen de otro para defender sus derechos, sus libertades y, mal que nos pese, su dignidad. Y que encuentran parte de lo que buscan en los subsidios y las dádivas de los demagogos, que se cobran el favor cada dos años a cambio del voto. El mismo que los mantiene esclavizados.

Así las cosas, no pretendamos que quien está en la marginalidad pueda salir sólo, porque realmente la veo difícil. Dejemos de lado el invidualismo que ha triunfado en la sociedad. Seamos solidarios y luchemos juntos para que no haya más pobreza en la Argentina. Eso es lo que nos hará realmente libres.

Termino con una frase que no es de mi autoría, pero que encontré en internet y me gustó mucho: “Un grano de arena… No es nada pero millones y millones de granos, de arena forman un desierto… Una gota de agua no es nada… Pero millones y millones de gotas de agua forman un mar inmenso, y un desierto aislado, y un mar inmenso forman una playa. Y si todos nos juntamos podemos conseguirlo… ”

Dr. Felipe Sastre Improvisados

Cadena Entrerriana