Tapia, un hombre fuerte del ascenso, reemplazó a Armando Pérez, titular de la Comisión Normalizadora, que también integraron Pablo Toviggino, actual presidente del Consejo Federal de AFA, y dos abogados: Javier Medín, ex director del Departamento Legal de Boca Juniors, que ejerció el cargo de vicepresidente, y Carolina Cristinziano, asesora jurídica de futbolistas y clubes y esposa del ex delantero de Rosario Central Gonzalo ‘Pejerrey’ Belloso, que manejó al fútbol argentino desde el 18 de julio de 2016 hasta la fecha.

Pérez en su momento se hizo cargo de la AFA tras la escandalosa elección que tuvo lugar el 3 de diciembre de 2015, ya sin Grondona en este mundo (falleció el 30 de julio de 2014), con dos candidatos, Marcelo Tinelli y Luis Segura (el sucesor de ‘Don’ Julio), y un insólito empate en 38 cuando sólo había 75 votantes.

Tapia (Barracas Central) estará acompañado durante los próximos cuatro años, período que durará su mandato, por el vicepresidente primero Daniel Angelici (Boca Juniors), el vicepresidente segundo Hugo Moyano (Independiente), el vicepresidente tercero Guillermo Raed (Mitre de Santiago del Estero), el secretario general Victor Blanco (Racing) y el tesorero Alejandro Nadur (Huracán), en los principales cargos, entre los que no figuran dirigentes ni de River Plate ni de San Lorenzo, más allá de que Tinelli integra la comisión de las selecciones nacionales.

La Conmebol, cerca de las 13, autorizó a Tapia, Angelici y Moyano, los tres hombres fuertes de la nueva AFA, para que condujeran el destino del fútbol argentino.

“La AFA tiene la suerte de haber ensamblado a su dirigencia y presentar una sola lista. Tenemos un presidente y una entidad fortalecida”, fueron las primeras palabras de Armando Pérez en el inicio de la asamblea, previo a que se entonara el himno nacional.

Luego los 43 asambleístas votaron por unanimidad la aprobación de la cesión de los derechos de televisión a la sociedad estadounidense Fox-Turner, a cambio de 17.526.000 pesos a lo largo de los próximos cinco años.

Cabe destacar que la FIFA le sugirió a la AFA que se redujera a ese número de representantes en lugar de los 75 del pasado.
Finalmente llegó el momento del acto con la introducción de los 43 sufragios en las urnas, con 40 a favor y tres en blanco.

El ‘Chiqui’ Tapia asumió en un presente futbolístico muy delicado, ya que el seleccionado argentino hoy ocupa el quinto puesto en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Rusia 2018, lo que le permitiría jugar el Repechaje con un país de Oceanía.

Y con el agravante de la suspensión de Lionel Messi, su máxima estrella, de cuatro fechas (ya cumplió una) con tan solo cinco juegos (ahora cuatro) para llegar a la cita mundialista, que ya tiene clasificado a Brasil, el archirrival del continente.

Hoy comenzó la normalización del fútbol argentino, pero en agosto próximo ganará en importancia la Superliga que Tinelli (San Lorenzo) aspira a presidir, escoltado por Rodolfo D’Onofrio (River), y la AFA dejará de ser el organismo que como tal se conoce desde que adquirió su nombre definitivo en 1946, ya que la primera división, nada más ni nada menos, ya no le pertenecerá.

Lo que en cambio le quedará a la AFA será el seleccionado argentino, con Messi como mascarón de proa, para generar ingresos que Tinelli intentará acaparar también desde la función de presidente de la Comisión de Selecciones, un cargo transitorio que le entregó políticamente Comisión Normalizadora, que se le terminó hoy, y por el que tendrá que luchar duramente porque por el nuevo estatuto no está en condiciones de retomar, ya que no formará parte del próximo Comité Ejecutivo.