El cura Horacio Corbacho fue condenado a 45 años, el italiano Nicola Corradi a 42 y el ex jardinero Armando Gómez a 18 por abusos sexuales a niños sordomudos o hipoacúsicos en el Instituto Provolo.

Dos sacerdotes y un jardinero fueron condenados este mediodía luego de que se conociera la sentencia del juicio celebrado en Mendoza por abusos sexuales a niños sordomudos o hipoacúsicos en el Instituto Provolo.

El cura Horacio Corbacho fue condenado a 45 años, Nicola Corradi recibió una sentencia de 42 años y el jardinero Armando Gómez a 18 años.

Corbacho, de 59 años; Corradi, de 83 y nacionalidad italiana, y Gómez, de 57, llegaron al juicio como acusados de abusos de menores sordomudos e hipoacúsicos en centros educativos de La Plata y Mendoza gestionados por el Instituto Provolo.

Corbacho había sido imputado por 16 hechos, mientras que a Corradi lo acusan por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad.