Esta mañana, en el centro de salud municipal de Villa las Lomas Norte, dependiente de la Secretaría de Salud, se realizó la presentación del operativo de vacunación contra el sarampión y la rubéola que se realiza a nivel local, iniciado en el mes de octubre para todos los niños hasta 4 años.

Dicho operativo se inscribe en la Campaña Nacional que se lleva adelante en todo el país con el propósito de intensificar la protección frente a las dos enfermedades. “La vacunación está destinada a niños de entre 13 meses y cuatro años, inclusive, a la que pueden acceder en todos los centros de salud y hospitales públicos de manera gratuita, sin la necesidad de presentar orden médica”, destacó Gabriel Barrientos, director de Salud Comunitaria de la
Municipalidad.

Desde la Secretaría de Salud de la Municipalidad se informó que en los cinco centros de salud de la ciudad, en los dos provinciales y en el Hospital “Justo José de Urquiza” hay dosis disponibles.

La Directora de Epidemiología del Hospital Urquiza, Inés Piñeiro remarcó: “es una campaña de seguimiento, se realiza cada cuatro años y es un refuerzo al calendario de vacunación que impide que haya rebrotes de estas enfermedades. Cabe señalar que en la Argentina el último caso endémico de sarampión se registró en 2000 y el último fallecido por esta causa fue en 1998. Para evitar que esa enfermedad regrese se hace este refuerzo que es obligatorio para todos los chicos entre 13 meses y 4 años inclusive. Insistimos, aunque el chico ya esté vacunado, la nueva aplicación es obligatoria porque es un refuerzo”, destacó la profesional.

Precisiones de la vacuna 

La dosis que se aplica durante esta campaña es la triple viral que protege de sarampión, rubéola y parotiditis (paperas). Las tres enfermedades se transmiten por vía aérea, a través de las gotas saliva que se eliminan al hablar, toser o estornudar o por el contacto directo con cualquier objeto contaminado con esas secreciones de la persona que está enferma.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que provoca pequeñas manchas rojas en la piel, fiebre y síntomas respiratorios, además de una importante disminución de la inmunidad, lo que facilita la aparición de otitis, neumonía, convulsiones, encefalitis e incluso la muerte.

La rubéola se caracteriza por la presencia de fiebre, erupción en la piel y ganglios agrandados (principalmente en el cuello y detrás de las orejas). Cuando una mujer embarazada susceptible se expone al virus puede llevar a muerte fetal y neonatal y al síndrome de rubéola congénita con graves malformaciones en el recién nacido que producen sordera, ceguera y cardiopatías congénitas.

Al igual que el sarampión y la rubéola, las paperas son de origen viral y es una enfermedad que se caracteriza por inflamación de las glándulas parótidas (glándulas salivales).

En casos graves, las paperas pueden afectar el sistema nervioso central, el páncreas, los testículos y ovarios, y provocar orquitis (inflamación testicular), pancreatitis y encefalitis.