Fernando Rubén Benítez fue encontrado culpable de tentativa de homicidio, violencia de género, abuso sexual y privación ilegítima de la libertad, entre otros delitos. Su hermano y su madre recibieron trece.

Este jueves 31 de octubre, el líder del Clan Benítez fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Bahía Blanca a 48 años de prisión tras ser encontrado culpable de varios delitos, entre ellos, violencia de género, abuso sexual y privación ilegítima de la libertad. Su madre y su hermano, en tanto, recibieron 13 años.

Fernando Rubén Benítez tiene 27 años y su macabro accionar fueron descubiertos en marzo de 2018 cuando una de las jóvenes que mantenía cautivas en su casa de calle Güemes al 3700 logró escapar y contarle a su familia lo que le había ocurrido.

Cuando la Policía se dirigió al lugar, halló a otra muchacha desvanecida en el interior de la vivienda. Inmediatamente detuvieron a Fernando, su hermano Gonzalo y su madre, Nélida Esther Llanos, aunque el líder de este clan fue el único en llegar a juicio detenido.

Los magistrados lo encontraron culpable de “tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de géneroabuso sexual con acceso carnal reiterado, suministro de estupefacientes a título gratuito y privación ilegal de la libertad agravada”.

Por su parte, Gonzalo y Nélida fueron considerados “partícipes necesarios” de esos delitos y sólo deberán cumplir su condena si ésta queda firme.

La fiscal del caso, Marina Lara, de la UFI N°14 de Bahía Blanca especializada en Delitos Sexuales, había solicitado 50 años para Fernando y 11 y seis meses para el resto. En tanto, la defensa había pedido una pena no mayor a 25 años, tomando como atenuante su consumo de drogas, mientras que para Gonzalo y Nélida pedía la absolución alegando que todo lo hacían porque “tenían temor de Fernando”.