“Se plantaron 80 árboles de tres especies distintas. Y cuando la empresa constructora retire la malla de una calle lindera, procederemos a terminar el trabajo”, precisó el funcionario. “Por las calles internas plantamos Pitanga y Pezuña de Vaca. Y por el lado norte y sur del barrio, para que soporte los vientos y aumente la oxigenación del barrio, plantamos Ibirapitá”.
 Finalizando la última semana del año, se realizó la entrega de 140 viviendas en Avda Monseñor Rosch y Los Cerros, y en Mario Gatto y Gualeguay, y 70 viviendas en los barrios El Arenal y José Hernández. En ambos casos el Municipio trabajó en forma articulada, junto al IAPV y el Gobierno Provincial en el primer caso, y al Gobierno Nacional en el segundo, para concretar respuestas a una de las principales demandas de la ciudad.
“También se conversó con los vecinos que ya estaban presentes en sus casas, explicándoles que los rieguen en estos días, porque los árboles necesitan adaptarse al cambio de suelo. Éste programa de Arbolado Urbano, en el que trabajan distintas áreas del municipio y que impulsó el Intendente se complementa con la participación de los vecinos en el cuidado de cada especie, y en la concientización de cada uno de lo importante que es”, concluyó Ragone.